UdeG incrementará matrícula en 2017, a pesar de la estrechez económica

Será un año central de la administración, en el que se culminarán varios esfuerzos, señala el Rector General

A pesar de que 2017 será un “año complejo” para el país, la Universidad de Guadalajara (UdeG) prevé seguir incrementando la matrícula en educación media superior y superior, avanzar en sus funciones sustantivas y consolidar programas como inclusión educativa, inglés y transición energética.
 
Lo anterior lo informó el Rector General, maestro Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, durante una reunión con los medios de comunicación, a propósito de las perspectivas de la Casa de Estudio para el año que inicia, que “será un año central” de su administración, ya que se van a culminar varios esfuerzos.
 
Dijo que el año, en el orden nacional, comienza con un recorte presupuestal, incremento en el precio de la gasolina y el cambio de gobierno en Estados Unidos, con el arribo de Donald Trump.
 
México deberá asumir “la responsabilidad de su propio desarrollo” y no depender del vecino país del norte, diversificar el comercio y fortalecer el mercado interno; y para las instituciones, la estrechez económica implicará “hacer más eficiente el gasto”.
 
La UdeG, ante las limitaciones económicas del país, preparó un presupuesto austero para 2017 que garantizará las funciones institucionales.
A pesar de este contexto, la Casa de Estudio tendrá una expansión de la matrícula en educación media superior y superior. Se deseaba “abrir el doble”, pero con los recursos económicos de 2017 se calcula que se podrán abrir entre 4 mil y 4 mil 500 nuevos espacios (mil 500 a 2 mil en media superior, y 2 mil a 2 mil 500 en superior).
 
Bravo Padilla subrayó que la UdeG está comprometida en dar educación de calidad, ya que, de lo contrario, “sería engañar a la sociedad”. En educación media superior, la Universidad aporta en el estado casi 50 por ciento de la matrícula, y es la institución universitaria del país que más estudiantes tiene; su política es que 100 por ciento tenga la oportunidad en este nivel educativo, que es un derecho constitucional.
 
La UdeG está inclinada también “hacia la inclusión educativa”: apoyar a quienes les cuesta más tener acceso a la educación, como personas con discapacidad e indígenas, “a fin de ir reduciendo la brecha”.
 
La Casa de Estudio, entre otras acciones, trabajará en continuar la construcción del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH Belenes) y el Centro Universitario de Tonalá (CUTonalá), concluir el Centro de Instrumentación Transdisciplinaria y de Servicios (Citrans), echar a andar el Conjunto de Artes Escénicas y elaborar el proyecto ejecutivo del Hospital Civil de oriente.
 
Explicó también que se continuará avanzando en los diferentes programas institucionales: de lenguas extranjeras, con más alumnos; incluyente, con el establecimiento de la estación de radio en la zona de la comunidad wixárika; y de transición energética.
 
Puntualizó que se iniciará de lleno con este programa, que implica este año poner paneles solares en por lo menos dos centros universitarios; avanzar en el huerto solar en Colotlán –y probablemente iniciar otro–, la inauguración de las dos primeras electrolineras en la primera quincena de febrero y la incorporación de vehículos híbridos y eléctricos, que serán utilizados por los directivos de primer nivel de la Zona Metropolitana de Guadalajara. En cinco años se espera cambiar todos los vehículos institucionales.
 
En la renovación de vehículos se lleva una inversión de 10 millones de pesos. En la primera licitación se adquirieron 16 vehículos eléctricos Nissan Leaf, con un costo unitario de $499,900, y el resto se aportó como anticipo para una segunda licitación de 13 vehículos más de ese mismo modelo, más 9 híbridos Toyota Prius, los cuales tienen un costo unitario de $334,115.
 
Esto, agregó Bravo Padilla, permitirá ir reduciendo la huella de carbono y el costo de consumo de gasolina.

  • Boletín Informativo No. 10
    Lucía López
    Jueves 19 de Enero de 2017
    Guadalajara, Jalisco
    Fotografía: Adriana González